El momento de reformar la instalación eléctrica

Al reformar la casa, la instalación de electricidad reforma suele ser uno de los apartados más complejos y delicados. La seguridad entra en juego y se intenta perseguir la máxima eficiencia; los cableados generan un cierto peligro de chispas o fuegos en la vivienda. También existe peligro de calambrazos en caso de que estén deteriorados los cables. Una vivienda suele reclamar con el paso del tiempo más atenciones y reformas, por lo que se precisa pensar en una ampliación posible de las instalaciones, así como pensar en contratar mayor potencia.

Acerca del cuadro de distribución

El origen de los circuitos se encuentra en el cuadro de mando y distribución. Sólo el electricista autorizado Torrejon de Ardoz es profesional eléctricos podrá manipular y arreglar los cuadros. Cuatro son los puntos de luz de la vivienda (iluminación, placa, horno y cocina). Hay enchufes de fuerza, para alimentar electrodomésticos más importantes; se diferencian de los enchufes más convencionales. Los PIAs (pequeños interruptores automáticos) son los encargados de controlar los circuitos, ya que, en caso de cortocircuito o sobrecarga, consiguen desconectarse por sí mismos. Un interruptor general de potencia se ocupa a su vez de controlar el resto de interruptores.

Cálculo de la potencia necesaria en la vivienda

Depende de la superficie de la casa, de los electrodomésticos que haya, de la clase de calefacción que se tenga y de si hay o no de aire acondicionado. La potencia que ha de contratarse no podrá ser inferior de 5750 V a 230 W. Al contratar el inmueble viene esta potencia, que a su vez podrá ser ampliada.

Cuándo renovar las instalaciones

Es aconsejable renovar una vez cada década las instalaciones; no obstante, no siempre es así. Si hay materiales homologados y la instalación por los electricistas autorizados Rivas Vaciamadrid es la correcta y posee toma de tierra, puede alargarse algunos años la renovación. Sí habrá que renovar con más premura cuando se hayan soltado los enchufes o cuando se hayan dañado los propios interruptores.

Instalaciones empotradas y vistas

Las instalaciones empotradas son muy discretas, ya que se ocultan en el muro. Se instalan mediante la realización de rozas en la pared, las cuales sirven para introducir todo el meollo de tubos y cables. El yeso se usa para tapar las rozas.

Por su parte, las instalaciones por canaleta, aunque se colocan más fácilmente, se encuentran a la vista de todos, aunque es cierto que hoy día hay métodos más elegantes. Tienen la ventaja de que si hay que arreglar algún punto, no hace falta picar la pared y luego volver a cerrarla. Las canaletas se desmontan con facilidad y puede volver a colocarse sin problemas.

Electricidad en baño y cocina

La humedad presente en baños y cocinas convierte estos espacios en zonas especialmente sensibles al instalar la electricidad; los baños no deben sufrir trabajos tales como tomas, interruptores o luces. Por su parte, las cocinas cuentan con cuatro circuitos distintos: de lavavajillas y lavadora, de alumbrado, de corriente de fuerza y de cocina y horno.